TARJETAS REVOLVING

Visto: 63
Desde VALERO BUFETE ABOGADOS les informamos de este tipo de tarjetas se encuentra entre las más comercializadas y peligrosas del mercado actual. Como el resto de tipos de tarjetas de crédito, las tarjetas revolving permiten aplazar el pago de las cosas que compramos. Compras ahora y pagas después a crédito. Lo que las diferencia de las tarjetas convencionales es la forma en la que permiten devolver el dinero. Usted realiza compras utilizando su tarjeta de crédito durante el mes, cuando llega el día 1 del mes siguiente (o el día establecido en su contrato) abona el montante total que le ha prestado el banco en forma de crédito a través de su tarjeta. Si amortiza todo el crédito no le cargan intereses. En cambio, las tarjetas revolving le permiten fraccionar el pago del crédito. Es decir, en lugar de pagar todo lo que ha gastado de golpe, puede establecer las cuotas que más le convenga para devolver el dinero. En realidad, una tarjeta revolving es un crédito preconcebido en el que el ahorrador elige cuánto pagar cada mes, bien con una cuota fija o con un porcentaje de la deuda. Además, según se va devolviendo el dinero éste vuelve a estar disponible para gastar. Es como una deuda sin fin que nunca acaba, ya que cada vez que devuelve una parte el crédito disponible vuelve a incrementar. ¿Cómo funcionan las tarjetas revolving? Desde VALERO BUFETE ABOGADOS les comunicamos que existen tres opciones para devolver el crédito de la tarjeta revolving, pero seguramente sólo le informen de dos. Sus alternativas son las siguientes: 1 Pagar un porcentaje de la deuda que genere. Puede establecer un porcentaje fijo a devolver cada mes. Cada tarjeta revolving tiene sus máximos y sus mínimos. Esto es lo que aplicarán la mayoría de tarjetas con tasas entre el 5% y el 25% como norma general. 2 Pagar una cuota fija todos los meses. En este punto dará igual la cantidad de crédito a la que haya accedido. Irá devolviendo una cuantía fija cada mes. La “trampa” es que ese dinero que devuelves lo tendrás inmediatamente disponible para volver a gastarlo. 3 Pagar el total del crédito a mes vencido. Así es como funcionan las tarjetas de créditos tradicionales. Las tarjetas revolving también permiten esta opción, sólo que no suelen prodigarse en ofrecerla ni publicitarla. El motivo es que es el modo en el que menos dinero ganan con los intereses porque sólo los cobrarán si no pagas a tiempo. Con las otras dos opciones cobrarán siempre intereses. Acabamos de ver que las tarjetas revolving también permiten fijar el pago total a final de mes, pero la mayoría vendrán por defecto con la opción de pago aplazado. El resultado es que si al activarla no dices que cambien el modo de pago, se llevará una sorpresa con el primer extracto. El motivo es que verá como ha pagado una pequeña parte de las compras realizadas más unos enormes intereses. Por ejemplo, financiamos una compra de 1.800€ con nuestra tarjeta revolving. En el extracto de la segunda cuota ya se denota cuál es el problema. De los 42,39€ pagados, 25,76€ corresponden a intereses, lo que hace que la amortización del principal sea muy lenta. En total, si optamos por el pago mínimo de 38,88€ tardaremos cinco años en devolver el dinero. Además habremos pagado la friolera de 1.017,04€ en intereses y eso sin volver a usar la tarjeta. La principal ventaja de este producto es su flexibilidad para establecer la cuantía que vas a devolver y la disponibilidad, ya que tiene acceso inmediato a un crédito que además se va reponiendo automáticamente con cada nuevo pago que realiza. A las escasas ventajas se enfrentan sus desventajas. La principal es que la cantidad de intereses es totalmente desproporcionada. De hecho, se puede alcanzar el 26% fácilmente. Pero este es sólo uno los peligros que asume con este tipo de tarjeta. Las tarjetas revolving tienen otro perverso efecto en nuestra mente: hacen que gastemos más. Estos plazos esconden una trampa adicional, la misma que las cuotas en una hipoteca. El lugar de ver el global que pagamos por el crédito, sólo veremos los 50 euros que pagamos al mes, una cantidad más que asumible. Así la final terminaremos pagando muchísimo dinero por ese crédito. VALERO BUFETE ABOGADOS le puede ayudar realizando un estudio. Consúltenos su caso ahora al teléfono: 900 69 68 12 - 693 37 85 43 - 664 45 89 14